Bookmark and Share

SPAIN - ESPAÑA

Pope Saint John Paul II was 5 times a pilgrim in Spain: in 1982, 1984, 1989 for World Youth Day Santiago de Compostela, 1993 and 2003. Papa Benedict XVI was a pilgrim here 3 times: in 2006, 2010, and 2011 for World Youth Day Madrid, making Spain the 1st country to host two World Youth Days.

Spain is home to one of the most popular pilgrim destinations in the world, Santiago de Compostela, where St James (the 1st of the Apostles to be martyred) is buried. The pilgrim way is known as Il Camino.

Papa Benedicto gave catechesis &/or Totus2us has recordings on the Spanish saints: Isidore of Seville, Dominic de Guzman (founder of the Dominicans), Jesuits Francis Xavier and Ignatius of Loyola, and Carmelites John of the Cross and Teresa of Avila.

So many Spaniards have generously given responses to Totus2us podcasts (a beautiful witness to the great faith in Spain), they are shown here alphabetically by Christian name: beginning with A - J and K - Z - muchas gracias a todos ustedes    ♥

To download the free mp3 Totus2us audio recordings individually, right/double click on the play buttons - Para descargar las grabaciones de audio mp3 gratis de forma individual, a la derecha / doble click en el botón de reproducción.

El Santo Rosario      
La Coronilla y Novena a la Divina Misericordia
      
El Vía Crucis
con oraciones del Cardenal Joseph Ratzinger    
Oraciones por los Sacerdotes
       

Acto de Encomienda a María de San Juan Pablo II
Zaragoza, 1982 - also in Italian

"Doy fervientes gracias a Dios por la presencia singular de María en esta tierra española donde tantos frutos ha producido. Y quiero finalmente encomendarte, Virgen Santísima del Pilar, España entera, todos y cada uno de sus hijos y pueblos, la Iglesia en España, así como también los hijos de todas las naciones hispánicas.

¡Dios te salve María, Madre de Cristo y de la Iglesia!
¡Dios te salve, vida, dulzura y esperanza nuestra!

A tus cuidados confío esta tarde las necesidades de todas las familias de España,
las alegrías de los niños, la ilusión de los jóvenes, los desvelos de los adultos,
el dolor de los enfermos y el sereno atardecer de los ancianos.

Te encomiendo la fidelidad y abnegación de los ministros de tu Hijo,
la esperanza de quienes se preparan para ese ministerio, la gozosa entrega de las vírgenes del claustro,
la oración y solicitud de los religiosos y religiosas, la vida y empeño de cuantos trabajan por el reino de Cristo en estas tierras.

En tus manos pongo la fatiga y el sudor de quienes trabajan con las suyas;
la noble dedicación de los que transmiten su saber y el esfuerzo de los que aprenden;
la hermosa vocación de quienes con su ciencia y servicio alivian el dolor ajeno;
la tarea de quienes con su inteligencia buscan la verdad.

En tu corazón dejo los anhelos de quienes, mediante los quehaceres económicos, procuran honradamente la prosperidad de sus hermanos;
de quienes, al servicio de la verdad, informan y forman rectamente la opinión pública;
de cuantos, en la política, en la milicia, en las labores sindicales o en el servicio del orden ciudadano, prestan su colaboración honesta en favor de una justa, pacífica y segura convivencia.

Virgen Santa del Pilar: Aumenta nuestra fe,
consolida nuestra esperanza, aviva nuestra caridad.
Socorre a los que padecen desgracias, a los que sufren soledad, ignorancia, hambre o falta de trabajo.
Fortalece a los débiles en la fe.
Fomenta en los jóvenes la disponibilidad para una entrega plena a Dios.
Protege a España entera y a sus pueblos, a sus hombres y mujeres.
Y asiste maternalmente, oh María, a cuantos te invocan como Patrona de la Hispanidad. Así sea.

Papa Benedicto XVI's Letter on the occasion of the National Pilgrimage to the Shrine of Nuestra Señora del Pilar of Saragossa
- also in French, German, Italian, Portuguese & Spanish

Beloved Brothers in the Episcopate,
Dear Priests and Deacons, Men and Women Religious and Catholic faithful of Spain,
I am pleased to address my cordial greeting to you and I spiritually join you on the national pilgrimage to the Shrine of Nuestra Señora del Pilar of Saragossa, to commemorate the 150th anniversary of the definition of the Dogma of the Immaculate Conception and to renew the consecration of Spain to the Immaculate Heart of Mary, which took place 50 years ago.

1. With this pilgrimage, you want to deepen the admirable mystery of Mary and to reflect upon her inexhaustible resources for every Christian's call to holiness.

As the Year of the Immaculate Conception coincides with the Year of the Eucharist, at the school of Mary we are better able to "learn" Christ. Contemplating her as the "Woman of the Eucharist", she walks with us to meet her Son, who is with us "always, until the end of the world" (Mt 28: 20), especially in the Most Holy Sacrament.

2. The Immaculate reflects the Father's mercy. Conceived without sin, she was able to forgive, at the foot of the Cross, those who had abandoned and wounded her Son. As "Advocate", she helps us in our needs and intercedes for us before her Son, telling him, as she did at Cana in Galilee, "They have no more wine" (Jn 2: 3), trusting in the fact that his heart, full of goodness, will not defraud us in a moment of difficulty.

By indicating clearly, "Do whatever he tells you" (Jn 2: 5), she invites us to draw close to Christ and, in this proximity, to experience, feel and see "how good is the Lord". This experience endows the human heart with greater far-sightedness to appreciate all that is good, beautiful and true.

3. Sustained by the paternal care of Joseph, Mary welcomed her Son. In the home of Nazareth, Jesus reached adulthood, in the bosom of a family, humanly splendid and pervaded by the divine mystery. It continues to be a model for all families.

In this regard, the family, through home life, fulfils its human and Christian vocation, sharing joys and hopes in an atmosphere of understanding and reciprocal help. Therefore, the human being who is born, develops and is formed in the family, is able to start out on the journey of good without hesitation, without allowing himself or herself to be disoriented by customs or ideologies unworthy of the human person.

4. In this moment of discernment for many hearts, you Spanish Bishops turn your gaze towards the one who, with complete availability, welcomed the life of God that entered history. For this, Mary Immaculate is intimately united to the redemptive action of Christ, who did not come to "condemn the world, but that the world might be saved through him" (Jn 3: 17).

I know that the Catholic Church in Spain is ready to take decided steps in its evangelization projects. And so, it is to be hoped that its true nature and mission will be understood and accepted, as it seeks to promote the common good of all, both the person and society.

As a consequence, the transmission of faith and the religious practice of believers cannot remain confined to the purely private sphere.

5. I place all your worries and aspirations at the feet of the Virgin, trusting in the fact that the Holy Spirit will move many people so that they generously love life and welcome the poor, loving them with God's same love.

To Mary Most Holy, who generated the Author of life, I entrust every human life from the first moment of its existence until its natural death. I ask her to protect all families from every kind of social injustice, from all that degrades their dignity and threatens their freedom; and for respect for religious freedom and the freedom of conscience of every person.

I call upon the Immaculate Virgin with full trust, so that she protect the people of Spain, its men and women, in order that all contribute to the attainment of the common good, and particularly to the foundation of the civilization of love. I also encourage each and all to live in your particular Church in a spirit of communion and of service, and I exhort you to give devout witness to the Virgin Mary and to tireless love of neighbour.

I invite you who are participating in this great pilgrimage to the Shrine of Nuestra Señora del Pilar of Saragossa to deepen Marian devotion in your towns and cities, where Mary awaits you in the countless churches and shrines that fill the Country of Spain; and in the parishes, too, as well as in communities and in the domestic family. Return there full of joy with the Apostolic Blessing that I most affectionately impart to you.

From the Vatican, 19 May 2005
BENEDICT XVI

Papa San Juan Pablo II's reflection on his 1993 pilgrimage to Spain
for the International Conference of the Eucharist
Audiencia General, Miércoles 23 de junio de 1993 - also in Italian

1. Statio orbis: así se suele designar la celebración en la que todo congreso eucarístico internacional alcanza su momento culminante y conclusivo. El domingo de la semana pasada pude celebrar ese acto tan solemne en Sevilla, con ocasión del XLV Congreso eucarístico internacional, que se desarrolló del 7 al 13 de este mes. El tema del Congreso, cuyo lema era Cristo, luz de los pueblos, fue: Eucaristía y evangelización.

La Eucaristía constituye la "fuente y cumbre (fons et culmen) de toda la vida cristiana", como enseña el concilio Vaticano II (Lumen gentium, 11). Los congresos eucarísticos expresan esta verdad de manera muy solemne. Pero la Eucaristía es siempre la misma, independientemente de las circunstancias en las que se celebra. Siempre es una "statio orbis", porque en el sacrificio de Cristo ofrecemos a Dios —a la Santísima Trinidad— toda la creación y, en particular, todo el mundo de los hombres. La Eucaristía que se celebraba en las antiguas catacumbas romanas expresaba esta realidad de modo conmovedor, y también, en nuestro siglo, la que se celebraba, a escondidas, en los campos de concentración, a causa de la crueldad de unos sistemas inhumanos de esclavitud.

2. Recordamos todo esto durante la solemne statio orbis en Sevilla. Cristo es siempre y en todo lugar la "luz del mundo": ilumina a todo hombre que viene al mundo. La Eucaristía es siempre y en todo lugar la fuente de la evangelización: en ella la buena nueva llega a ser sacramento de verdad y de vida eterna para las generaciones siempre nuevas de los hombres y los pueblos. El Congreso eucarístico de España estaba relacionado íntimamente con las celebraciones del V Centenario de la evangelización de América, es decir, de la evangelización que empezó cuando Cristóbal Colón descubrió el nuevo continente. Precisamente allí, en la tierra española de Andalucía, en Sevilla y en Huelva, se organizó aquella histórica expedición. Se trató de preparativos no sólo técnicos, sino también espirituales. Los navegantes sabían a ciencia cierta que emprendían un viaje hacia lo desconocido. Lo que descubrieron luego no correspondía en absoluto a sus previsiones a la hora de la partida.

Los lugares que pude visitar —Moguer, Palos de la Frontera y La Rábida— muestran cómo Colón y sus marineros habían puesto en las manos de Dios, con gran fe y confianza, su aventura. De esas mismas localidades —después del descubrimiento del nuevo continente— partieron los primeros misioneros a anunciar el Evangelio. Para recordar el comienzo de la evangelización de hace 500 años, en La Rábida coroné la estatua de la Virgen de los Milagros.

3. El Congreso eucarístico de Sevilla centró su atención en el tema Eucaristía y evangelización, con el fin de conmemorar, en primer lugar, la evangelización de hace 500 años, o sea, esa evangelización que podría definirse una gran «epopeya misionera». Al mismo tiempo, el Congreso orientó su temática hacia el presente y el futuro: "Ayer como hoy, Jesucristo es el mismo, y lo será siempre", (Hb 13, 8). En aquel entonces Jesucristo deseaba llegar con su verdad y su amor a los pueblos apenas descubiertos al otro lado del Océano. Hoy, su tengo sed salvífico, pronunciado desde lo alto de la cruz, se dirige a cuantos todavía no conocen esa verdad y ese amor. Se dirige a todos los ámbitos de los que habla la encíclica Redemptoris missio, teniendo en cuenta la dimensión de la descristianización y los diversos areópagos del mundo contemporáneo, en los que se espera el Evangelio, como antaño el Areópago de Atenas esperaba a Pablo de Tarso.

4. Queridos hermanos y hermanas, la visita apostólica del Papa a España, pensada en relación con el Congreso eucarístico, fue ideada y realizada efectivamente según el paradigma de Eucaristía y evangelización. Todos sus pormenores y todos los aspectos de su programa se referían a ese principio vital.

Ante todo, el aspecto mariano. El fiat de María de Nazaret abrió la puerta a los frutos salvíficos que se han manifestado en el orden sacramental mediante la Eucaristía. Y la evangelización, que en la Eucaristía encuentra su fuente (fons) y su cumbre (culmen), está unida a la devoción y al amor hacia la Madre de Dios.

¿Cómo no mencionar aquí el santuario de la Virgen del Rocío, en el que se asiste a un tipo de religiosidad popular de extraordinaria vitalidad, muy difundido también en América Latina?

María precede al pueblo de Dios por el camino de la fe, la esperanza y la comunión con Cristo. Así se construye la Iglesia, a saber, con piedras vivas. Y esta Iglesia viva, templo de Dios en el que mora el Espíritu Santo, tiene su expresión concreta también en las obras de la cultura: en las iglesias, los santuarios, las capillas y las obras de arte sagrado.

Así pues, la consagración de la catedral madrileña de La Almudena, construida en el arco de muchos decenios, respondía muy bien al planteamiento global del Congreso.

La dedicación de una Iglesia no puede prescindir de la consagración de las personas, fruto de la maduración de las vocaciones sacerdotales y religiosas. Por consiguiente, la ceremonia de la ordenación sacerdotal en Sevilla estaba en perfecta sintonía con la lógica del Congreso. Y también la oración común de Laudes en el seminario mayor de Madrid, en el que se reunieron los representantes de los seminaristas de toda España.

La Eucaristía es el sacramento de la comunión con Dios y, por lo mismo, el sacramento de la santidad que se desarrolla y crece en el hombre. Por esta razón también existe un nexo íntimo entre el Congreso eucarístico y la canonización del beato Enrique de Ossó y Cervelló, fundador de la Compañía de Santa Teresa de Jesús, congregación de religiosas dedicadas al apostolado, especialmente mediante la educación de los niños y los jóvenes. Esa canonización, llevada a cabo en la plaza de Colón, en Madrid, representó en cierto modo el coronamiento del Congreso, cuyo hilo conductor era precisamente Eucaristía y evangelización.

5. Queridos hermanos y hermanas, el Obispo de Roma agradece, ante todo, a Dios el don de haber podido participar en el Congreso eucarístico internacional en la tierra desde la que la divina Providencia quiso que comenzara la evangelización del continente americano. Al mismo tiempo, da las gracias a los hermanos en el episcopado y a toda la Iglesia de España, así como a los Reyes de España y a todas las autoridades civiles.

Cristo luz de los pueblos, ilumine siempre los caminos de los hijos e hijas de esa nación, que desde los tiempos apostólicos lleva en lo más hondo de su corazón la semilla del Evangelio y de la Eucaristía."

Saludos


"Deseo ahora saludar cordialmente a los visitantes de lengua española presentes en esta Audiencia. En primer lugar, a los peregrinos de la República Dominicana, presididos por el señor cardenal arzobispo de Santo Domingo. A los miembros de la Organización Universitaria de Intercambio Panamericano y a los del Movimiento Teresiano de Argentina. A los peregrinos de Puerto Rico; al grupo Madrigal de México y al grupo escolar de Santafé de Bogotá.

Que Cristo —Luz de los pueblos— ilumine siempre a los hijos e hijas de España, y de las naciones hermanas de América Latina, cuya historia está profundamente enriquecida por la semilla del Evangelio y de la Eucaristía.

A todos imparto con gran afecto mi Bendición Apostólica.

Papa San Juan Pablo II's reflection on his 1982 pilgrimage to Spain
Audiencia General, 17 novembre 1982 - also in Italian & Portuguese 

"1. Quiero agradecer una vez más al Rey de España y a las autoridades del país, así como también a la Conferencia Episcopal Española, la invitación a la clausura del 400º Aniversario de la muerte de Santa Teresa de Jesús. No pude participar en la inauguración de este jubileo, hace un año, pero he podido ir a España para su conclusión solemne.

La solemnidad de la clausura del Año Teresiano tuvo lugar el día de Todos los Santos, primero en Ávila, donde nació la gran Santa reformadora del Carmelo y Doctora de la Iglesia, y luego en Alba de Tormes, donde terminó su vida terrena, el año 1982. De este modo se ha realizado la clausura del Año Teresiano en España con la presencia y la participación del Papa.

2. El Jubileo Teresiano tiene una elocuencia específica, no sólo dada la figura de la Santa, sino también indirectamente, teniendo presente el período en que ella vivió y que es muy importante para la historia de la Iglesia. Juntamente con la gran obra de Teresa de Jesús aparece en el horizonte del Carmelo renovado San Juan de la Cruz. Y por tanto, en el marco de la misma peregrinación, he podido visitar, el 4 de noviembre, también su tumba en Segovia. La misión de los dos Santos Doctores de la Iglesia se encuadra en el periodo inmediatamente posterior a la Reforma, y, a la vez, se coloca después del Concilio Tridentino, que comienza una renovación de la Iglesia Significativa para aquellos tiempos.

En este proceso España tuvo una parte muy importante. La renovación que comenzó en la Península Ibérica abrazó, por medio de los Santos carmelitas; la esfera de la vida espiritual, el campo de la ascética y de la mística, y, al racismo tiempo se extendió al campo del apostolado y de las misiones en el sentido moderno de la palabra. En el curso de mi peregrinación a España he podido visitar también los dos lugares que se vinculan con este radio de renovación: Loyola y Javier. El primero, en la Zona Vasca, es el lugar del nacimiento de San Ignacio fundador de la Compañía de Jesús; el segundo es el lugar de nacimiento de San Francisco Javier, gran pionero y patrono de las misiones. Los caminos misioneros del Santo, uno de los primeros compañeros de Ignacio de Loyola, lo llevaron ante todo hacia el Extremo Oriente. Al mismo tiempo no hay que olvidar que entonces, ya desde casi un siglo después del descubrimiento de América, los misioneros se dirigían hacia Occidente para anunciar el Evangelio.

3. Así, pues, en el centro de la visita del Papa se encontraban los grandes Santos que ha engendrado la tierra española. Los Santos son también el coronamiento más pleno de la historia de la Iglesia en la Península Ibérica, historia que se remonta a los tiempos apostólicos. A esta Península se encaminó San Pablo en sus viajes misioneros. Sin embargo, ha quedado fijado, sobre todo, el recuerdo y la tradición de Santiago el Mayor en Compostela, en la extremidad Noroeste de España, adonde llegaban, durante muchos siglos, los peregrinos de los diversos países de Europa.

Uniéndose a su larga fila, el Papa ha querido hacer referencia a las tradiciones apostólicas de la Iglesia y de la nación en la Península Ibérica. Estas tradiciones continuaron incluso durante los siglos, cuando gran parte de la Península se hallaba bajo la dominación de los musulmanes, y se desarrollaron nuevamente cuando los Reyes Católicos, Isabel y Fernando reunieron bajo su poder a toda España.

La peregrinación a ese País me ha llevado a los centros más antiguos de la fe y de la Iglesia en el espacio de casi dos mil años. Esta fe y la Iglesia han dado frutos, en medida particular, con los Santos y los Beatos de todas las épocas. La beatificación de la humilde sierva de los pobres, Beata Ángela de la Cruz en Sevilla, ha sido el último sello de este proceso histórico.

4. Y, a la vez, esta peregrinación papal a España ha entrado en el contexto de toda la realidad contemporánea de la Iglesia, del Pueblo de Dios en la Península Ibérica. En el marco de la tradición secular han aparecido los problemas y los temas que componen la vida de la Iglesia y de la sociedad hoy, y que fueron confiados al Señor desde el primer día con la participación en el acto eucarístico de la Adoración Nocturna.

Desde este punto de vista, ha sido particularmente elocuente la visita a Toledo, sede primada de España, lugar de importantes Concilios en los siglos pasados de la Iglesia. Al mismo tiempo, la celebración eucarística en Toledo reunió a los representantes del apostolado de los laicos de todo el país, y a ellos estuvo dedicada la homilía de la santa Misa.

La problemática de la vida de los laicos encontró también su expresión durante la Santa Misa para las familias en Madrid. Durante el viaje, fue ésta la asamblea más numerosa de todas y en ella fueron puestos de relieve los problemas sobre la responsabilidad del matrimonio católico y de la familia.

Inmediatamente a su lado puede situarse el encuentro con la juventud en el estadio Santiago Bernabeu de Madrid, donde se reunieron centenares de millares de jóvenes participantes (nada menos que más de medio millón), y la mayor parte hubieron de quedar fuera del estadio.

5. El camino de la visita a España llevaba no sólo a seguir las huellas de grandes Santos, sino también a los grandes centros que reúnen la parte más conspicua de la población, como Madrid, Barcelona, Sevilla. Valencia, Zaragoza. En las cercanías de Valencia visité también los terrenos afectados recientemente por el aluvión. En Barcelona el encuentro principal, además de la celebración eucarística central, estuvo dedicado al mundo del trabajo, a los obreros e industriales. En Sevilla la homilía se dirigía a los agricultores. Los hombres del mar tuvieron un encuentro especial en Santiago de Compostela. A la emigración y a los emigrados se dedicó el encuentro en Guadalupe. Luego, han ocupado no pequeño espacio en el programa de la visita los centros de la ciencia y de la cultura: el encuentro con los representantes de las Reales Academias de la investigación científica y de la Universidad en Madrid, completado con el encuentro con la juventud universitaria. En Salamanca tuvo lugar el discurso a los cultivadores de las ciencias eclesiásticas, principalmente a los teólogos.

6. La Iglesia en España realiza su misión introduciendo en la vida la doctrina del Concilio Vaticano II, todos los encuentros arriba indicados prueban cómo la Iglesia busca estar presente en el mundo contemporáneo. Convendría añadir aquí también el encuentro con el mundo de los medios de comunicación social, principalmente con los periodistas, y la visita a la Organización mundial del Turismo.

Sin embargo, conviene dedicar especial atención a los que de modo especial sirven, con la propia vocación y actividad, a la misión de la Iglesia. En primer lugar, hay que mencionar aquí a la Conferencia del Episcopado, con la que me encontré, en su nueva sede, inmediatamente después de la llegada a España, la primera tarde.

La jornada sacerdotal se celebró el 8 de noviembre en Valencia, donde pude conferir la ordenación sacerdotal a 141 diáconos, y hablar a los sacerdotes representantes de todas las diócesis. A los seminaristas les dirigí un mensaje particular escrito.

Por separado, tuvieron lugar los encuentros con los representantes de las órdenes y de las congregaciones religiosas masculinas y de las órdenes y congregaciones religiosas femeninas, ambas en Madrid. Las congregaciones religiosas de clausura enviaron sus representantes a Ávila.

Los grandes méritos misioneros de la Iglesia en España fueron recordados durante el encuentro de Javier, donde 50 nuevos misioneros recibieron el crucifijo.

La misión de la Iglesia se realiza a través de la continua educación en la fe. A este importante problema estuvo dedicado un encuentro en Granada.

7. El Concilio Vaticano II ha recordado la verdad de la presencia particular de la Madre de Dios, María, en la misión de Cristo y de la Iglesia. Esta verdad está también especialmente viva en toda la tradición de la Iglesia en tierra española. De ella dan testimonio imágenes sagradas y esculturas en diversas catedrales e iglesias de aquella tierra. Dan testimonio las diversas invocaciones, mediante las cuales los Confesores de Cristo se dirigen a su Madre. Finalmente dan testimonio de ella los diversos santuarios, de los cuales menciono al menos el ya recordado de Guadalupe (en cierto sentido prototipo del americano en México) y el de Montserrat, cerca de Barcelona. Como lugar del acto mariano nacional se eligió el santuario de la Madre de Dios "del Pilar" en Zaragoza

8. Al recordar, al menos brevemente, todos estos encuentros, comprendidos los que tuve con la comunidad ecuménica, con los judíos y con mis compatriotas, encuentros con los vivos e incluso con los muertos —puesto que, en efecto, pude pasar en España precisamente el día de la Conmemoración de todos los Difuntos—, quiero manifestar una ferviente acción de gracias al Señor por la riqueza de sanas energías y de propósitos generosos que he encontrado en esta tierra de tradiciones tan antiguas e ilustres. Doy gracias en particular por la vitalidad de ese pueblo y por sus sentimientos profundamente religiosos. Del mismo modo también estoy agradecido al Señor por el compromiso de vida cristiana, que manifiesta esa Iglesia, a la que deseo de corazón, con la ayuda de Dios, resultados cada vez más eficaces y luminosos.

Y, a la vez, ruego para que esta visita sirva a la gran causa de la misión de la Iglesia en la sociedad de la España contemporánea e incluso de la Europa contemporánea: hoy y mañana. A este importante problema estuvo dedicado el último acto en la catedral de Santiago de Compostela con la presencia de los Reyes y de los representantes de diversos países y Episcopados europeos.

Que sobre los espléndidos fundamentos de dos mil años se formen las nuevas generaciones del Pueblo de Dios en la Península Ibérica y en el continente europeo."

Saludos

"Queridos hermanos y hermanas:
Mi saludo más cordial y afectuoso a todos vosotros, amadísimos españoles y peregrinos de lengua española. En presencia vuestra quiero hoy dar una vez más mis sentidas gracias al Rey de España, así como a las Autoridades civiles y a la Conferencia Episcopal Española por haberme invitado a la clausura del cuarto centenario de la muerte de Santa Teresa de Jesús, reformadora del Carmelo y Doctora de la Iglesia universal.

El jubileo teresiano ha quedado clausurado en Avila, donde nacío la Santa, y en Alba de Tormes, donde terminó su paso por este mundo. Al lado de Santa Teresa, compartiendo sus ansias de perfección, aparece en el Carmelo renovado la figura de San Juan de la Cruz, cuyo sepulcro tuve ocasión de venerar en Segovia. La misión de ambos Doctores coincide con el período posterior a la Reforma y al Concilio de Trento, época en que se inicia una significativa renovación para la Iglesia de entonces.

En este proceso de renovación, España desempeñó un papel de gran relieve no sólo en lo que se refiere a la esfera de la vida espiritual, en el campo de la ascética y mística, sino también a la implantación del Evangelio en otras tierras recién descubiertas, gracias al espíritu apostólico de sus misioneros, entre ellos San Ignacio y San Francisco Javier, naturales de Loyola y Javier respectivamente, lugares también visitados por mí.

Así pues, durante esta peregrinación a tierras españolas he sido llevado de la mano de los Santos. No olvidemos que la historia de la Iglesia en España se remonta a San Pablo y a Santiago el Mayor, cuyo recuerdo permanece en Santiago de Compostela, meta de peregrinos para los distintos países de Europa; una tradición apostólica que sigue dando frutos de santidad, como demuestra la beatificación de Sor Ángela de la Cruz en Sevilla.

Al mismo tiempo me ha sido dado acercarme a la realidad contemporánea del Pueblo de Dios en España. En este contexto de amplio horizonte eclesial quiero recordar los encuentros con los representantes del apostolado seglar en Toledo, con las familias y los jóvenes en Madrid, con los agricultores en Sevilla, con el mundo del trabajo en Barcelona, con el mundo de la emigración en Guadalupe, con las gentes del mar en Santiago, a los que hay que añadir la visita a los centros de la ciencia y de la cultura en la Universidad de Madrid y en la Pontificia de Salamanca.

Todos estos encuentros muestran el interés de la Iglesia por estar presente en el mundo actual. En esta continua búsqueda por llevar el mensaje evangélico a todos los rincones de la sociedad, se ha de encuadrar el encuentro con los representantes de las comunicaciones sociales y la visita a la organización mundial del turismo. Particular significado asumen a este fin evangelizador los encuentros con quienes por vocación sirven a la misión de la Iglesia: la Conferencia Episcopal y los sacerdotes, religiosos y religiosas, misioneros, y en general los educadores en la fe a quienes me dirigí en Granada.

Quiero asimismo recordar, a honor de la piedad mariana que alienta la fe del pueblo español, los Santuarios dedicados a la Madre de Dios, que pude visitar: Guadalupe, Montserrat y la Virgen del Pilar en Zaragoza.

Al repasar ahora, aunque sea rápidamente, todos estos lugares, me salen del alma sentimientos de la más profunda gratitud al Señor y a la querida España. Al mismo tiempo pido en mis plegarias que esta visita redunde en bien para la Iglesia, para la sociedad española y para la Europa de nuestro tiempo: hoy y mañana. A este problema fue dedicado mi último encuentro en la Catedral de Santiago de Compostela, en presencia de los Reyes y de los representantes de los Países y Episcopados europeos."

If you'd be up for giving your algo acerca de María,
please do get in touch with the Totus2us team

- as well as hopefully bringing you joy,
you'd be really helping Totus2us   ♥

Totus tuus ego sum et omnia mea tua sunt.
Accipio te in mea omnia. Praebe mihi cor tuum, Maria. - St Louis de Montfort

Papa San Juan Pablo II took his motto Totus Tuus from this quote.

"I am totally yours and all that I have is yours.
I accept you for my all. O Mary, give me your heart.”